6 tips para conservar y usar tus botas texanas

Las botas texanas están viviendo un revival considerable en los últimos años, esta vez con un mayor sentido de la elegancia, derrumbando por completo la idea de que  si tienes mal gusto es porque usas alguna prenda cowboy. Sin embargo, puedes conseguir un look a la moda si usas los elementos adecuados, sólo se trata de saber combinar o elegir el momento adecuado para ponerte tus accesorios country. Por ejemplo, no irás de jeans y botas texanas a una boda, pero probablemente sí a una reunión más casual con la familia.

Y es que, justamente, uno de los accesorios con más versatilidad son las botas. Incluso dentro de la moda vaquera las podemos encontrar en distintas modalidades: altas, bajas, de colores sólidos, con los ornamentos más elaborados. En ese sentido, la conservación de las botas puede variar un poco dependiendo de sus características, sobre todo por los materiales y los terminados.

En el artículo del día de hoy vamos a dejarte una serie de recomendaciones para mantener tus botas Tombstone en perfecto estado. Recuerda, no importa la calidad  o lo vistoso de un accesorio, si este no se conserva de la manera adecuada o cuidamos su mantenimiento, no podrá lucir como lo esperábamos.

  • Antes de comenzar la limpieza de las botas texanas, procura quitarles todos los accesorios desmontables pues de esta manera podrás eliminar mejor el polvo. Dependiendo mucho de las marcas y el estilo, considera quitar las plantillas y lavarlas aparte. Si lo limpias en conjunto corres el riesgo de que la mugre o polvo se queden acumulados y vayan causando daños o manchas permanentes en la superficie o interiores de las botas.
  • Cuando nos referiremos a los acabados no sólo estamos contemplando a las decoraciones que son visibles, sino a ciertos tratamientos que se le hace a la piel, pero que no se notan a primera vista. En este caso, es importante que conozcas si tus botas cuentan con algún tipo de acabado especial o textura, pues de esta manera podrás saber cómo puedes limpiarlas mejor o qué productos utilizar. Puedes solicitarle esta información a tu distribuidor, o si no tienes oportunidad de contar con sus indicaciones, adquiere una espuma limpiadora regular. Si las botas lo absorben rápidamente es que no tienen ningún tipo de tratamiento especial. Pero, si al aplicarlo este tarda más de un minuto en desaparecer, es probable que exista algún tipo determinado de acabado y necesites de algunos limpiadores especiales.
  • Si quieres eliminar los clásicos raspones o rayones que se le hacen al calzado con el uso te recomendamos el siguiente método casero: en un recipiente de plástico pon un poco de agua tibia. Humedece en ella un paño suave, que no sea demasiado poroso y que tampoco tenga texturas. Luego, pon sobre la superficie del paño un poco de bicarbonato de sodio e intégralo con la humedad del paño. Ya que esté bien integrado, limpias las zonas afectadas y finalmente se retiran los restos del bicarbonato con un trapo seco.
  • Uno de los puntos más problemáticos al momento de conservar tu calzado es el almacenamiento. Si lo haces en un lugar demasiado húmedo no sólo se puede generar mal olor si no también hongos que afectan no sólo al calzado, sino también a tu salud. Por lo tanto, lo mejor será buscar un lugar a temperatura ambiente con la suficiente ventilación para no almacenar agentes contaminantes. Sin embargo, tampoco es recomendable dejarlos directamente a la exposición de un ventilador o radiador porque puede afectar considerablemente el estado de la piel. Si acostumbras guardar tus botas durante alguna temporada en un cajón o en un closet, procura que estén limpias y completamente secas.
  • Una batalla constante que siempre tendremos en el asunto del cuidado de las botas, es contra la humedad. Sobre todo si las condiciones climáticas del lugar en el que vivimos no nos favorecen. Cuando nos encontramos con la terrible sorpresa de la aparición de moho en la superficie o en los interiores de la bota, pensamos que el artículo está completamente perdido. Sin embargo, si el estado de la contaminación no es muy avanzado podemos hacer algo al respecto. En una bandeja viertes tres tazas de agua con un chorro de vinagre. Te recomendamos utilizar esta mezcla sólo en caso de moho, pues la abrasión vinagrosa puede llegar a causar daños si no existe el hongo. Después de haber mezclado el agua con el vinagre, espárcelo sobre la superficie con un cepillo con toques bastantes delicados para no raspar demasiado la piel o la gamuza. Después, sumerge sólo la zona afectada en un poco de agua fría, así eliminarás todos los posibles residuos de contaminación.
  • Por último, te dejaremos un sencillo procedimiento para conservar el brillo en tus botas de piel sin acabado: busca en tu tienda de conveniencia un lustrado o aceite para botas y aplícalo con una esponja. Posteriormente frota de manera uniforme toda la superficie. De esta manera se mantendrán relucientes cada vez que te pongas tus botas. Sólo evita aplicar el aceite si vas a almacenarlas, pues en este caso es mejor guardarlas sin ningún tipo de sustancia sobre ellas.

No lo olvides, no importa el estilo de botas texanas que traigas puestas, mientras estas luzcan con ese brillo especial que tanto las caracterizan, traerás contigo el mejor outfit para resaltar toda tu belleza o galantería.

¡Nos leemos la próxima vez!

Posts recientes
ropa vaqueraBotas Vaqueras