Botas vaqueras para hombre

botas vaqueras para hombreLa ganadería es una actividad económica muy antigua, la cual consiste en la domesticación y cuidado de animales con fines productivos. A pesar de que sus orígenes son muy antiguos, fue a finales de la década del siglo XIX que surgió una mítica figura relacionada con este trabajo: el vaquero.

En sus inicios, los vaqueros eran personas que se dedicaban específicamente a la ganadería en las zonas fronterizas del sur de Estados Unidos, aunque también surgieron personas con estas características en el norte de México. Una forma de identificarlos muy fácilmente es por la vestimenta que utilizan: una camisa lisa o de cuadros, pantalones de mezclilla, un sombrero texano y un par de botas vaqueras para hombre.

A pesar de que todas estas piezas de ropa se relacionan inmediatamente con el vaquero, lo cierto es que a través de los años este personaje pasó de ser el encargado de los animales en el campo, a convertirse a toda una figura interesante dentro del ideario colectivo a nivel mundial, convirtiéndose así en un héroe ficticio.

Durante el siglo veinte se crearon en Estados Unidos una gran cantidad de expresiones culturales relacionadas con la forma de vida del vaquero y el Viejo Oeste, el country se popularizó como el género musical dominante en los estados sureños, además de que el cine tuvo un número considerable de producciones que le dieron origen a un nuevo género cinematográfico: el wéstern.

Gracias al cine es que la figura del vaquero se internacionalizó y se hizo famosa en todo el mundo, pues constituyó un referente cultural muy interesante del país estadounidense, fue tanto su impacto a nivel global que incluso la palabra wéstern (de origen inglés) ya fue aceptada e incluida en el diccionario de la Real Academia Española, claro está, en su forma hispanizada; su significado no podía ser otro: “película del Lejano Oeste”.

La producción de películas del Viejo Oeste tuvo su época dorada durante las décadas de los años cuarenta y cincuenta, y uno de los principales exponentes (y tal vez el más conocido en el mundo) fue John Ford, quien realizó películas como La diligencia (1939) o Pasión de los fuertes (1946), como dato curioso, este filme tiene su desarrollo en la ciudad estadounidense de Tombstone.

Pero no hay duda que el hombre que popularizó como nadie la figura del vaquero fue el actor John Wayne, quien encarnó en un gran número de filmes al héroe de sombrero y botas vaqueras para hombre, en ellas, estableció las características que hasta hoy en día se relacionan con los personajes del Viejo Oeste: son fuertes, valientes, trabajadores, honrados y muy varoniles; no le temen a nada, y son capaces de arriesgar su vida con tal de procurar la justicia, se podrán enfrentar a forajidos o a cualquier persona que comprometa la seguridad de los pequeños pueblos desérticos.

Fue tanta la atracción que generó la figura del vaquero en la comunidad internacional, que incluso en un país europeo tan alejado de este contexto como lo es Italia, se generó todo un movimiento cinematográfico que buscaba retratar la vida del Lejano Oeste, claro está, desde su propia percepción.

A partir de eso nació el subgénero conocido como espagueti wéstern, el cual consiste en directores, escritores y todo un equipo de producción proveniente de Italia, España e incluso Alemania, quienes se interesaron en realizar películas contextualizadas en la vida de los pueblos del Viejo Oeste, en la segunda parte del siglo XIX.

La mayor parte del equipo de producción era europea, pero todas sus historias estaban dedicadas al folclor de Estados Unidos, por lo que las películas estaban habladas (o dobladas) al inglés y sus protagonistas estaban encarnados por actores estadounidenses, la mayoría de ellos desconocidos hasta entonces en su país natal, porque, como ya se imaginarán, estos filmes eran realizados con muy poco presupuesto.

No obstante, algunas de esas producciones tuvieron una proyección internacional, a tal grado que muchas películas del espagueti wéstern se convirtieron en un culto, además de que le dieron fama mundial a jóvenes actores como Clint Eastwood o Eli Wallach. El primero de ellos cumplía con todas las características que se le atribuyen al vaquero, por lo que se le recuerda siempre con su sombrero y sus botas vaqueras para hombre.

El personaje del vaquero sigue vigente en pleno siglo XXI gracias a todos estos movimientos artísticos. Pasó de ser la persona que trabaja en los esplendorosos campos fronterizos entre Estados Unidos y México, a tener presencia en todas partes del mundo. La llamada moda vaquera ha tenido sus altibajos, pero siempre se actualiza con el fin de que todos aquellos que se identifican con este mundo puedan vestir como sus personajes queridos.

Y es que ser un vaquero va mucho más allá de vestir un sombrero y botas, ya que tiene que ver con todo un estilo de vida, con el compartir los valores de esta famosa figura, sin importar en dónde se viva o la profesión a la que se dedique. Los vaqueros modernos van mucho más allá de las tradiciones, portan su traje con mucho orgullo y seguridad, pues no tienen duda alguna de su personalidad.

En Tombstone encontrarás todo lo necesario para componer tu guardarropa, en nuestros catálogos en línea encontrarás sombreros, camisas, chamarras y pantalones de mezclilla, carteras y otros accesorios, además, claro está, toda una variedad de botas vaqueras para hombre y mujer. Para más información, contáctanos a través de nuestros teléfonos o correo electrónico.