Mantenimiento y cuidado: Botas Vaqueras

El mantenimiento y cuidado de las botas vaqueras, es un proceso muy importante para que se mantengan en perfecto estado estos productos, principalmente para que se vean bonitas y nos puedan durar mucho tiempo. Gracias a muchas empresas como Tombstone, que ocupan las mejores pieles que existen en el mercado para la fabricación de sus botas, el mantenimiento no es muy costoso, ni tampoco es muy tardado, pues consta de unas sencillas maniobras para el cuidado de las mismas.

Es necesario distinguir entre los diferentes tipos de piel para poder determinar cuáles son los cuidados que se le deberán dar a las botas, principalmente para poder hacer que la vida útil de las mismas sea más larga y se encuentren en un estado óptimo. Este proceso es importante, pues el producto puede durar muchos años luciendo bien si se le aplica el mantenimiento adecuado, se debe recordar que unas botas bien cuidadas pueden durar más de 10 años.

Para poder saber si las botas en cuestión están fabricadas con piel engrasada, hay un sencillo paso o forma de saberlo, ya que al tocarlas se podrá notar un tacto un poco untuoso, muy parecido al tacto que se tiene con una vela de cera. Esto se debe a que las pieles se engrasan durante el proceso de curtido. Cabe resaltar que las pieles se caracterizan por tener una gran resistencia a las manchas de grasa, agua o aceite. Este tipo de pieles es ideal para las botas que son moteadas.

Se tiene que limpiar la suciedad que se pueda tener en la bota con un cepillo, así también con un paño húmedo de algodón para que se eliminen las manchas que hayan quedado, esto se puede complementar con aplicar un poco de jabón neutro en el mismo paño húmedo. Si las botas se humedecen mucho, es recomendable que se rellenen con papel absorbente para que estas puedan absorber la humedad. Es importante saber que nunca se deben acercar a una fuente de calor, ya que se corre el riesgo de que se dañen.

La piel se puede secar de modo natural o por medio de la exposición a temperatura ambiente, pues de otro modo la piel y la suela pueden sufrir algún tipo de daño o deformación. Una vez que las botas estén completamente secas tiene que aplicarse una capa de grasa de caballo que dará la hidratación necesaria para que las botas se mantengan en un perfecto estado, además también logra darles una sensación de suavidad e hidratación, sin que se corran ningún pencarse durante la limpieza.

Las botas vaqueras que se encuentran fabricadas con cuero vacuno se pueden distinguir más fácilmente, pues es la forma más normal de curtir la piel, ya que no tienen ese tacto encerado, ni el brillo casi metalizado que tiene la piel engrasada. Siempre se tiene que eliminar la suciedad de cualquier tipo de piel antes de comenzar a limpiarla con algún paño húmedo, esto es un proceso que no se debe dejar pasar debido a que es una regla de oro para no ensuciarlas más o en lugar de dejarlas pulcras.

Para poder limpiar las botas, se tiene que utilizar un cepillo suave, un trapo de algodón que no deje ninguna pelusa cuando se encuentra húmedo y en el caso de que existan manchas que no se quiten con la cepillada, se debe ocupar un poco de jabón neutro para poderlas eliminar.

Además, para tener las botas bien nutridas y que su aspecto sea excelente, se tendrá que aplicar grasa de caballo que sea del mismo color del calzado o en su caso un color neutro, después de esto se cepillará o frotará con paño de algodón. Se suele recomendar que la grasa sea de caballo, debido a beneficios que tiene con la piel y principalmente porque no la mancha, ni altera su color.

Hay que tener en cuenta que siempre que se añada crema a las botas o botines se van a oscurecer un poco, pero al ser absorbida por la piel, volverá a tener un color normal. Se debe tener cuidado si se utilizan otras cremas que no sean de grasa de caballo, o que no sea crema para calzado, pues esto podría cambiar considerablemente el color de la piel para siempre o incluso mancharla de un modo desigual.

Es muy importante usar la grasa que se necesita. En caso de que las botas se mojen, el secado mediante papel periódico o de cocina va a ser la mejor opción, después se puede aplicar un poco de grasa de caballo para que la piel pueda nutrirse y se logre recuperar la impermeabilidad y belleza natural.

En el caso de las pieles exóticas, tales como piel de serpiente, lagarto, iguana o cocodrilo, se debe limpiar  la suciedad que pueda tener la bota con un paño húmedo que sea de algodón, además de intentar limpiar a favor de las escamas, principalmente en aquellas que son de piel de reptiles, pues de lo contrario se pueden levantar. Para el cuidado óptimo de estas pieles es muy recomendable que se use una crema que es especial para el cuidado de las pieles exóticas o una crema hidratante corporal neutra, si las botas están hechas de dos tipos de piel se tiene que cuidar que este tipo de crema no toque la de origen vacuno, ya que se puede manchar.

En Tombstone, somos expertos en fabricar botas vaqueras y distribuirlas; contamos con una diversidad de este tipo de calzado que sabemos le van a encantar por la variedad de diseños, colores y modelos. No dude en visitar nuestro catálogo y escoger las botas que más le agraden. Estamos para servirle en todo momento, así como para poder aclarar cualquier duda que tenga. Visítenos, sabemos que no se arrepentirá de conocer nuestros productos.

Posts recientes
botas vaqueras de mujercocktail1